Obras a medida

Estudiando los diversos sistemas de enseñanza de música orientados a estudiantes muy jóvenes, podemos llegar a un factor común: todos intentan comenzar desde lo que los alumnos, por exposición a músicas populares, sintonías de radio o televisión, anuncios, etc. ya saben, para a partir de ese punto ir ampliando y construyendo. La idea no puede ser más laudable. El problema, sin embargo, es que lo que los discípulos saben hoy no va a coincidir de forma alguna con lo que sepan los alumnos de dentro de varios cursos.

Comenzar —valga el ejemplo— con canciones de Shakira no será útil con gente de dentro de un par de cursos, que ignorarán por completo a esta artista. La única solución posible es tener un repertorio variable en función de la actualidad, lo que implica disponer de alguien que sea capaz de mantenerse en sintonía con el curso de los tiempos y aplicar sus conocimientos para generar piezas técnicamente a nivel de alumnos de diversas posibilidades, sea como arreglos de pop o músicas de cine a la moda, sea imitando los estilos que a la sazón estén en boga. En nuestro caso, uno de los miembros de la empresa, Enrique Blanco (ver currículum en los anexos) está plenamente capacitado para estas funciones, además de verse avalado por su amplia experiencia en la composición y arreglo de obras pedagógicas.