Conciertos interactivos

Este apartado representa quizá el punto menos frecuente en la gestión de las enseñanzas en Escuelas Municipales de Música. Y, sin embargo, resulta paradójico que, en el intento de enseñar música se obvie, de manera insistente que la música debe ser escuchada, conocida y comprendida. En efecto: resulta caso corriente que el discípulo sólo conozca el repertorio que está tocando, lo que difícilmente colabora a que siquiera tenga apetencias por obras que no ha escuchado. Pensar en que esto se puede paliar mediante la escucha en casa de obras adecuadas, libradas al criterio del alumno es un error: lo justo es que se enseñe música a quien se ha matriculado para ello. Igualmente resulta necesario para un disfrute pleno de las obras que se escuchan e interpretan ser capaz de situar, en forma mínima, los contextos de las diversas obras. De aquí la necesidad de que estas audiciones aporten contenido hablado (explicación de diversos elementos de lo que se interpreta) y visual.

Es además un aspecto destacable que la apertura al público de este tipo de eventos hará que la escuela se convierta en un importante factor en la revitalización de la vida musical de la localidad. La Escuela de Música se convierte en algo vivo, cuyos resultados se ven y escuchan periódicamente. El público tiene así la sensación de que es importante la existencia de la Escuela, a la par que se va formando un público y una cantera de interesados en intervenir en el Centro en cursos futuros.

La celebración de conciertos periódicos se convierte así en una necesidad que es capaz de cubrir las siguientes necesidades:

  • Conocimiento del repertorio.
  • Conocimiento de instrumentos, épocas, periodos, estilos, géneros‚…
  • Socialización de los conocimientos adquiridos
  • Integración de la Escuela en la vida pública.

En su forma más básica, consistirían en la celebración de conciertos-coloquio en que se presentara el instrumento de una forma cercana y cálida, fuera del respeto ceremonial que suele imperar en las salas de concierto. Los asistentes se acercarían al instrumento, lo verían por dentro… Además de la fase concertística se proyectarían también imágenes y grabaciones que sirvieran para dar un perfil más concreto del instrumento. Si bien en la mayor parte de los casos los concertistas serían los propios profesores, es lógico contar con la presencia de instrumentistas invitados. Igualmente la temática de los conciertos puede no ser instrumental. Una breve muestra de cuáles pudieran ser los temas de estos conciertos sería:

    • Presentación de instrumentos individuales.
    • Presentación de compositores o periodos históricos.
    • Conciertos de coro o grupos de cámara.
    • La música en el cine.